“Verrocchio, Maestro de Leonardo” en el Palazzo Strozzi

Reseña de exposición

El 9 de Marzo se inauguró en el Palazzo Strozzi la exposición Verrocchio, Maestro de Leonardo, la primera retrospectiva jamás dedicada a este maestro florentino que delineó la vida artística de la ciudad durante uno de los períodos más prósperos de su historia.

Puedes visitar la muestra en Florencia hasta el 14 de Julio. Luego parte de la exposición viajará a Washington DC para ser expuesta en la National Gallery of Art desde el 19 de Septiembre 2019 hasta el 2 de Febrero del 2020.

Si esta primavera estás en Florencia, no te olvides de agendar esta muestra. La exposición realmente, vale una visita.

Verrocchio, Maestro de Leonardo
Vista de una de las salas.

Andrea di Michele di Francesco de’ Cioni, llamado Andrea del Verrocchio fue indudablemente uno de los más importantes escultores del siglo XV en Florencia. Fue propietario y manager de un activo taller, trabajando para encargos públicos y privados, tales como la familia Medici, el tribunal del mercado (Tribunale della Mercantanzia) en Florencia y en la República de Venecia. Su taller produjo esculturas, pinturas; de hecho varios jóvenes artistas comenzaron sus brillantes carreras como aprendices de Verrocchio. El más famoso es, obviamente Leonardo da Vinci, quien ingresa al taller a la edad de 14 años.

Sin embargo, entre los alumnos de Verrocchio, se encuentran también Lorenzo Credi, Pietro Perugino. Verrocchio mismo se formó con Desiderio da Settignano y fue muy influido por Donatello (su propio taller de hecho, funcionaba en el último estudio de Donatello, ubicado detrás de la catedral [1]). Entre las obras maestras de Verrocchio debemos mencionar la tumba de Piero y Lorenzo de’ Medici en la Basílica de San Lorenzo en Florencia, la La incredulidad de Santo Tomás para Orsanmichele y el monumento ecuestre de Bartolomeo Colleoni encargo de la República de Venecia y el cual se localiza en Campo Santi Giovanni e Paolo, en Venecia.

La exposición florentina no sólo nos permite aprender sobre la propia producción de Verrocchio, sino también apreciar la obra de otros artistas: las 120 obras presentes dialogan entre ellas. La muestra, de hecho, ofrece un fascinante viaje a través del arte y la cultura del s.XV florentino. Pues bien, ¡comencemos nuestro viaje!

La exposición comienza con tres retratos en mármol de jóvenes mujeres, uno de Desiderio da Settignano y dos de Verrocchio. Uno de ellos es el famoso Dama con flores proveniente del Museo Bargello. Los tres retratos nos sorprenden con su elegancia, encanto y gracia. Podría mirarlos durante horas, observando sus manos, los detalles de sus vestidos, que parecieran ser de muselina. En la misma sala encontrarás un estudio de manos femeninas hecho por Leonardo, claramente inspirado en los retratos escultóricos de Verrocchio y Desiderio.

En la segunda sala encontrarás figuras de héroes: David, Escipión el Africano, Aníbal el Cartaginés y héroes de la Antigüedad. Entramos en el mundo de los coleccionistas privados quienes se identificaban con aquellas figuras heroicas y esperaban que tales efigies pudieran representar alguna de sus propias cualidades. Encontramos también relieves similares con las efigies de Alejandro y Dario, donaciones de Lorenzo el Magnífico para Matías Corvino, rey de Hungría. Estos obsequios fueron seguramente bien recibidos… pues ¿A quién no le gustaría ser comparado con Alejandro Magno?

 Andrea del Verrocchio, Escipión el Africano, ca. 1465-8.
Andrea del Verrocchio, Escipión el Africano, ca. 1465-8.

Observa la belleza de los cascos de Escipión y Aníbal, la fuerza y violencia de la cabeza de Gorgona en sus pechos. Estamos aquí en presencia de uno de los más exquisitos ejemplos de la escultura del s. XV.

En la tercera y cuarta sala encontramos pinturas con el tema de la Virgen y el niño de Verrocchio, Lippi, Botticelli entre otros. Los trabajos exhibidos muestran cuán fuerte fue la influencia de Verrocchio en el medio artístico florentino en 1470. Estas salas testimonian asimismo el gran cambio de la devoción Cristiana ocurrido durante el s. XIV. Hasta mediados del s.XIV, la Virgen María era comúnmente representada sentada en el trono y con en niño Jesús en su regazo, en actitud más bien, de reina que de madre. Durante los horribles años de la peste, los creyentes comenzaron a venerar a la Virgen como a su tierna madre, esperando que ella pudiera salvarlos de la muerte y el sufrimiento. Poco a poco la iconografía de la Virgen fue cambiando y ya hacia 1470 la Virgen era representada como una madre afectuosa con su pequeño niño. En la muestra encontrarás paneles pintados y tabernáculos en bajorrelieve utilizados para la devoción privada de los píos florentinos. Podemos ver cómo en todas estas pinturas la Virgen es representada como una joven noble; sostiene al niño Jesús con ternura y amor.  Suponemos que las emociones alcanzadas a través de la contemplación de estas imágenes, incitaban la devoción y sentimientos píos en quienes las utilizaban.

Andrea del Verrocchio, Virgen con el niño 1470 ó 1475.
Andrea del Verrocchio, Virgen con el niño, 1470 ó 1475.

En la quinta sala encontrarás dos maravillosos trabajos, los cuales en mi opinión, son los destacados de la muestra:  el  Busto de Giuliano di Piero de’ Medici  de Verrocchio y el bajorrelieve de Francesco Simone Ferrucci:  Muerte de Francesca Pitti Tornabuoni. La efigie de Giuliano está hecha en terracota, un material humilde y fácil de modelar. Observa el detalle de la armadura de Giuliano y la cabeza de Gorgona en su pecho. Imagina este trabajo pintado y cubierto de oro. Definitivamente da una impresión de realismo y asemeja fuertemente a Giuliano, muerto a la edad de 24 años, durante la Conspiración de los Pazzi (1478).

Andrea del Verrocchio, Busto de Giuliano de’ Medici, ca. 1475.
Andrea del Verrocchio, Busto de Giuliano de’ Medici, ca. 1475.

El bajorrelieve realizado por Simone Ferruci el cual decoraba la tumba de Francesca Pitti Tornabuoni, se ubicaba en la capilla familiar en la iglesia de Santa Maria Sopra Minerva, en Roma. La forma del relieve se inspira claramente en los sarcófagos romanos. La obra representa dos escenas: a la derecha una dama sufriente da a luz a un niño y a la izquierda dos sirvientas presentan el niño al padre.

Francesca Tornabuoni y el recién nacido fallecieron luego del parto cesáreo. Giovanni sufrió inmensamente la pérdida de su amada esposa y su pequeño hijo y para honrar su memoria le dedicó una capilla privada. Domenico Ghirlandaio la decoró con frescos – hoy perdidos- y Francesco di Simone Ferrucci esculpió este conmovedor relieve.

Francesco di Simone Ferrucci, Muerte de Francesca Pitti Tornabuoni, ca. 1480.
Francesco di Simone Ferrucci, Muerte de Francesca Pitti Tornabuoni, ca. 1480.

La sexta sala nos permite confrontar dos bellas representaciones de niños. Encontramos aquí el Pequeño niño de Desiderio da Settignano y el Niño alado con delfín de Verrocchio. En estas dos esculturas, la primera realizada en mármol y la segunda en bronce, puedes observar la creatividad y ternura de la escultura del siglo XV. El Pequeño niño nos sonríe y nos arroja una curiosa mirada. El Niño alado de Verrocchio lucha contra un viento imaginario que vuela sus cabellos y que alza su vestido dejando ver sus nalgas desnudas. Efectivamente, se observa una gran luminosidad y sentido del humor en estas dos imágenes de niños.

Andrea del Verrocchio, Niño alado con delfín, ca. 1470-75.
Andrea del Verrocchio, Niño alado con delfín, ca. 1470-75.

Con estas esculturas en mente, puedes admirar en la última sala de la exposición La Virgen con el niño sonriente, proveniente del Victoria and Alberts Museum y  atribuido, según Francesco Caglioti a Leonardo da Vinci. Esta pequeña escultura en terracotta pone en discusión la iconografía tradicional de la la Virgen con el niño¿ Has visto alguna vez una escultura de la Virgen donde el niño Jesús se ríe porque su madre le hace cosquillas?. Si la atribución de Caglioti es correcta, esta sería la única escultura conservada de Leonardo. Sin embargo, sólo podemos basar nuestras intuiciones en análisis estilísticos, los cuales nunca nos dan respuestas certeras.  Puedes leer aquí el artículo publicado por Jonathan Jones en The Guardian acerca de dicha escultura.

Atribuido a Leonardo da Vinci, La Virgen con el niño sonriente, ca. 1472.
Atribuido a Leonardo da Vinci, La Virgen con el niño sonriente, ca. 1472.

Con esta pequeña obra maestra concluye la muestra en Palazzo Strozzi. En el Museo del Bargello puedes encontrar otras dos secciones de la exposición, com obras tales como La incredulidad de Santo Tomás, transferida temporalmente de Orsanmichele, crucifijos de madera y bustos de Cristo.

Esta muestra realmente ofrece un fascinante viaje a través del arte del siglo XV. He disfrutado mucho más las esculturas, pero vale decir que las las pinturas expuestas merecen también nuestra atención. Desafortunadamente los paneles explicativos no son muy exhaustivos, es por ello que, si quieres aprender más acerca de las obras exhibidas, te sugiero reservar una guía turística. Caso contrario, corres el riesgo de recorrer las salas mirando bellos objetos, pero sin comprender el contexto de su encargo y ejecución.

De todos modos, esta muestra vale una visita.

Información práctica:
Verrocchio, Maestro de Leonardo
Curada por Francesco Caglioti y Andrea de March
Palazzo Strozzi, Florencia: 9 Marzo – 14 Julio
Horario de apertura: abierta todos los días incluidos feriados de 10:00 a 20:00, Jueves de 10:00 a 23:00
Billetes: 13 €, reducido 10 € (mayores de 65 años, menores de 26, grupos de al menos 10 personas con reserva). Puedes encontrar la lista completa de precios aquí.

National Gallery of Art, Washington DC: 19 Septiembre 2019 – 2 Febrero 2020.


[1] F. Caglioti, Verrocchio the Sculptor: Training, Figurative Genres, Pupils and Followers, in Verrocchio, Master of Leonardo, exhibition catalogue, ed. By F. Caglioti, A. De Marchi, Venezia 2019, pp. 29-30.


¿Deseas reservar una guía turística para esta exposición? ¿Necesitas una guía privada durante tu estadía en Florencia?
Contáctanos! Estaremos muy felices de organizar visitas a museos y tours por la ciudad para ti!

agata