El misterio de “La Primavera” de Botticelli!

La Primavera de Sandro Botticelli, es una de las obras maestras más importantes del arte del Renacimiento italiano. La pintura se conserva  en la Galería de los Oficios donde puedes admirarla durante tu visita al museo.

Sandro Botticelli, “La Primavera”, Galería de los Oficios, Florencia
Sandro Botticelli, La Primavera, Galería de los Oficios, Florencia.

 Cada día miles de personas, observan esta pintura, toman fotos y las comparten en Instagram. ¿Pero saben realmente qué representa esta pintura?
De hecho, La Primavera de Botticelli, es probablemente la imagen más hermética y compleja creada en Florencia  durante el siglo XV.
Ya hacia fines del siglo XIX los historiadores del arte trataron de responder la pregunta relativa al significado de esta curiosa imagen. Cientos de páginas han sido escritas al respecto, como así mismo se le ha otorgado diferentes interpretaciones. Finalmente parecería que “La Primavera” no representaría en absoluto la primavera sino que probablemente sería una alegoría de la Poesía y la Filología.

Las interpretaciones de Aby Warburg y Ernest Gombrich

Esta misteriosa pintura fue mencionada por primera vez en un documento del año 1499 en el cual se describía como parte de las obras conservadas en el palacio privado del los Medici en Via Larga (Florencia) perteneciente al momento a Lorenzo di Pierfrancesco, primo de Lorenzo el Magnifico. Posteriormentente, Giorgio Vasari en “Vidas de los más inmimentes pintores, escultores y arquitectos” incluye la descripción de la obra en la biografía de Botticelli en la cual dice que representa  “(…) Venus con las Gracias, quienes la adornan con flores, denominada Primavera”.
Estas palabras han influenciado fuertemente la crítica de la historia de la pintura. De hecho, los historiadores del arte siempre la han llamado “La Primavera” tratando de explicar su complejo significado en relación a los escritos de Vasari. En 1893 Aby Warburg, uno de los historiadores del arte florentino más importante, publicó su revolucionario estudio sobre La Primavera de Botticelli. En su artículo “El nacimiento de Venus” y “La Primavera” el investigador asoció el significado de la pintura con los “Fastos” de Ovidio, la “Eneida” de Virgilio, y textos de Lucrecio y Poliziano. Según Warburg, las tres figuras a la derecha revelan un fragmento de los Fastos mostrando el momento en el que Céfiro abduce la ninfa Cloris, quien se transforma en Flora. Esta fuente sin embargo, sólo explica una parte de la imagen. ¿Qué sucede con el resto? En relación a la “Eneida”, las “Odas” de Horacio y los escritos de Lucrecio y Poliziano, Warburg vió en la pintura la representación del Jardín de Venus. De acuerdo a esta lectura, las figuras de izquierda a derecha son: Mercurio, Las Tres Gracias, Venus con Cupido, Flora, Cloris y Céfiro. La pintura representaría por lo tanto, el ámbito de Venus tal como lo describe Poliziano en su “Stanze per la Giostra”.


Ma fatta Amor la sua bella vendetta 
Mossesi lieto pel negro aere a volo;
E ginne al regno di sua madre in fretta
Ov’è del picciol suo’ fratei lo stuolo
A regno ove ogni Grazia si diletta,
Ove Beltà di fiori al crin fra brolo,
Ove tutto lascivo drieto a Flora 
Zefiro vola e la verde erba infiora.

Or canta meco un po’ del dolce regno,
Erato bella che ‘l nome hai d’amore…

Como se observa, en los versos de Poliziano se encuentran casi todos los protagonistas de la pintura de Botticelli: Venus, Cupido, las Tres Gracias, Céfiro y Flora. Sin embargo, Poliziano no menciona a Mercurio.  La pregunta entonces es: ¿qué está haciendo Mercurio en el  bello jardín de Venus?
En 1945 Ernst Gombrich publicó su propio estudio sobre “La Primavera” de Botticelli en el cual atribuye el encargo de la obra a Lorenzo di Pierfrancesco de´Medici. El estudioso cita una carta enviada por Marcilio Ficino, el representante más famoso del círculo Neoplatónico Florentino, al joven Lorenzo. En su reveladora correspondencia, Ficino introduce la figura de Venus como alegoría de la virtud de Humanitas.

“Los astrólogos sostienen que es el hombre más feliz para quien el Destino ha dispuesto las señales celestiales por las cuales la Luna no sería un aspecto negativo de Marte y Saturno, sino más bien, el aspecto positivo del Sol y Júpiter, Mercurio y Venus (…) Primero la Luna – qué otra cosa puede significarnos sino el continuo movimiento del alma y el cuerpo? Marte representa la velocidad, Saturno el retardo, el Sol representa Dios, Júpiter la Ley, Mercurio la Razón y Venus la Humanidad (Humanitas)”.

Para Gombrich,por lo tanto, la imágen de Venus contenía altos valores morales y didácticos los cuales tenían como finalidad estimular actitudes y pensamientos nobles en el  joven alummno de Ficino. Según el estudioso, la descripción más precisa de Venus puede encontrarse en  “La Metamorfosis”  de Apuleio, en el fragmento donde se narra el Juicio de París. Para Gombrich, por ende, la interpretación de las figuras no cambia respecto a la lectura de Warburg. Lo que cambia es el significado general de la obra de Botticelli -la cual en la interpretación de Gombrich-  adquiere un fuerte carácter moral y didáctico.

La primavera y “Sobre las bodas de Mercurio y Filología” de Marciano Capella

Durante mucho tiempo estas dos interpretaciones de la obra de Botticelli, fueron las más acreditadas entre los académicos.
Sin embargo, los dos escritos continuan a sembrar dudas y cuestionamientos. Antes que nada, Warburg y Gombrich no fueron capaces de citar una sola fuente en realción a la iconografía de la pintura, sugiriendo una completa serie de textos que habrían inspirado al autor de esta composición. Si cada una de estas interpretaciones era correcta, La Primavera de Botticelli sería una auténtica excepción en términos de iconografía. De hecho, los programas iconográficos para las pinturas o ciclos de pinturas habitualmente  se basaban en una sola fuente y no, como en este caso, en un entero conjunto de textos. Las lecturas de Warburg y Gombrich nos presentan otro problema en relación a la figura de Mercurio. ¿Por qué está de pie con su mano en la cadera, moviendo las nubes con su caduceo y haciendo un paso hacia atrás? Su pose y gestos continúan aún siendo misteriosas.

En 1998 Claudia Villa publicó los resultados de su investigación sobre la iconografía en la pintura de Botticelli y sus hallazgos son verdaderamente fascinantes y sorprendentes. La investigadora relacionó La Primavera  con un  texto de la Antigüedad tardía (siglo V d.C) de Martianus Capella titulado De nuptiis Philologiae et Mercurii” (“Sobre las bodas de Mercurio y Filología”). De hecho parece que la Primavera no representaría la Primavera sino mas bien sería una bella metáfora de la Poesía.
El texto de Capella, extensamente leído en la Edad Media y bien conocido en el s. XV en Florencia, contiene una elavorada alegoría de las Siete Artes Liberales. El protagonista principal es Mercurio: planeta y uno de los satélites del Sol, quien se encuentra en busca de una esposa. A fin de elegir sabiamente, pide ayuda a Apolo, quien sugiere a la Filología como la perfecta canditada para su conpañero.

Sandro Botticelli, “La Primavera”, detalle con Mecurio y las Tres Gracias, Galería de los Oficios, Florencia
Sandro Botticelli, La Primavera, detalle con Mecurio y las Tres Gracias, Galería de los Oficios, Florencia

El texto explica precisamente  la extraña poscisión de Mercurio. Según el autor latino, Mercurio es uno de los satélites del Sol. Este plantera es frío y el Sol caliente;  es por ello que siempre se observa una capa de nubes entre los dos planetas. En la pintura de Botticelli puedes observar a Mercurio quien aleja las nubes con su caduceo.  ¿Y la posición de su codo y su paso hacia atrás? Recuerda que hasta la afirmación de la teoría heliocéntrica de Copérnico, los astrónomos solían ubicar la Tierra en el centro del universo. Cuando luego trataron de describir el movimiento de los planetas, sus observaciones no siempre concidían con sus modelos ideales. De hecho Mercurio solía considerarse como un “planeta retrogrado” ya que sus movimientos parecían opuestos al orden usual.
Botticelli tuvo que trabajar intensamente  hasta lograr inventar un modo de reperesentar un “Mercurio retrogrado”. Si observas cuidadosamente la pintura, notarás que Mercurio parece que se vuelve hacia atrás!  Imagínalo en movimiento! Él es un planeta y se gira “hacia atrás” en torno al Sol.

Su prometida es la Filología. Botticelli la coloca en el centro de la composición.  Según Capella ella calza sandalias hechas de papiro, lo cual, de acuerdo a los comentarios  del texto durante el Medioevo, simbolizan la inmortalidad de la Filología obtenida através de su matrimonio con Mercurio. Cercana a ella observamos una mujer que arroja flores. Es la Retórica y sus flores son figuras retóricas que adornan el discurso. Luego vemos a los otros invitados al matrimonio: Céfiro-“Genio” con Flora y las Tres Gracias. Simbólicamente, el Genio representaría el Divino Furor, las virtudes intelectuales y contemplativas que inspirarían los procesos creativos.
Parecería ser que  La Primavera nada tiene que ver con las cuatro estaciones, la fertilidad y Venus, sino más bien, representaría una alegoría única de la Poesía y expresaría el amor por el puro ejercicio de la razón y la belleza del discurso.

Vivimos en un mundo que no nos da suficiente tiempo para comunicar adecuadamente, escribir con atención, leer un volumen de 1000 páginas. Tener delante a nosotros una pintura sobre la Filología y la Poesía, es un auténtico tesoro, el cual nos invita a detenernos por un momento y disfrutar el arte de la palabra.

Si quieres leer los artículos que he citado, aquí está la lista:

Aby Warburg, Sandro Botticelli’s Birth of Venus and Spring (first published in 1893), in Idem, The Renewal of Pagan Antiquity: Contributions to the Cultural History of the European Renaissance, Los Angeles, 1999, pp. 89-156.

Ernst H. Gombrich, Botticelli’s Mythologies : A Study in the Neoplatonic Symbolism of His Circle, “Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, vol. 8 (1945), pp. 7-60.

Claudia Villa, Per una lettura della «Primavera». Mercurio «retrogrado» e la Retorica nella bottega di Botticelli, “Strumenti Critici”, a. XIII, n. 1 gennaio 1998, pp. 1-29.


Te sientes perdido en Florencia?
Contáctanos! Estaremos felices de guiarte através de la ciudad conviertiendo tu estadía en una inolbidable experiencia!
Reserva ahora un tour privado a la Galería de los Oficios!

agata